domingo, 5 de septiembre de 2010

SMITH & WESSON 910

ESTUDIO SOBRE LA PISTOLA SMITH & WESSON MODELO 910



En primer lugar veremos un poco acerca de la historia de la marca estadounidense SMITH & WESSON y del desarrollo y evolución de sus armas hasta llegar al modelo 910 que es el objeto de este tratado básico.

La casa S&W fue fundada en Estados Unidos en el año 1857 en la ciudad de Springfield, ( aunque en la actualidad es de propiedad británica). Sus comienzos fueron como la mayoría de armeros de la época especializados en revólveres y no seria hasta los años cuarenta cuando comenzaron a desarrollar pistolas semiautomáticas.

Fue a finales del año 1948 cuando el mando del ejercito de los EEUU se planteo sustituir su vieja pistola reglamentaria, la mítica COLT 1911 A-1 del calibre 45 ACP, para modernizar su armamento de mano, ocasión que aprovecho la compañía S&W para desarrollar un prototipo de pistola de simple acción que se adecuara a las tropas. Las pruebas realizadas no satisfacieron al mando militar y este opto por continuar con su vieja Colt. S&W continuo con el proyecto para seguir mejorando.

Fue en el año 1953 cuando el mando militar comenzó de nuevo con la selección de pistolas para sus tropas, pero esta vez contó también con la compañía colt en la selección, colt presento su modelo comander lightweith y S&W presento su modelo 39, diseñado por Joseph norman. Bueno, tenemos ya ubicada la tatarabuela de nuestra actual 910 y como fueron sus inicios. Esta S&W modelo 39 que contaba con sistema de doble acción de la Walter p38 y calibre 9 luger con 10 cartuchos de capacidad tuvo su boom cuando en 1967 el departamento de policía de Illinois la adopto como arma reglamentaria y esto fue solo el principio, ya que poco a poco todas las policías de los EEUU quisieron cambiar sus viejos revólveres por este tipo de armas.

S&W continuo avanzando por ese camino y desarrollo el modelo 59 que contaba como avance principal su capacidad de catorce cartuchos, estamos ya en el año 1971 y bajando en el árbol genealógico de nuestra 910. Avanzamos ya hasta los años 80 cuando S&W comienza a desarrollar su segunda generación de semiautomáticas con algunas modificaciones sustanciales como eran; el material de aleación, las miras graduables o una rampa de alimentación un poco mas grande estos modelos eran: 439,539,459,559 y posteriormente con acabado inox las 639 y 659.

La compañía ya por los años 90 tenia un departamento importante de investigación en el cual se tenían en cuenta opiniones de tiradores deportivos así como de policías e ingenieros para seguir avanzando en la tecnología de sus semiautomáticas y fruto de estas investigaciones aparecen en el mercado modelos como las 5903,5904,5946 y nuestra querida, 910, que ve la luz en 1995.

S&W modelo 39: fabricada en acero con 8 cartuchos de capacidad, sistema de doble acción basado en walther p38 y calibre 9 luger. Primera pistola de la marca.






S&W modelo 59, base de nuestra 910. La corredera y cañón de la 39 y armazón y cargador basado en la FN Browning High Power con 14 cartuchos de capacidad.



S&W 6559: acabado en acero inox , entre las mejoras antes comentadas podemos añadir que es la primera con seguro automático de aguja




S&W 5904: el seguro manual actúa de palanca de desmontado, cañón con rebajes, etc.



En relación con la historia tanto de la marca como del modelo no vamos a hacer mayor hincapié para que no resulte demasiado arduo el conocer un poco las bases del arma que nos ocupa. Ahora nos meteremos a fondo a conocer condiciones técnicas y mecanismo del modelo que portamos como dotación en este cuerpo policial; SMITH & WESSON 910 (mi fiel compañera)

Como datos técnicos básicos debemos saber que es un arma de la categoría 1, que engloba las armas cortas tanto pistolas como revólveres:

Un calibre de 9mm parabellum, también denominado como 9mm Luger, 9X19 o también 9mm NATO.

Tiene una capacidad de cargador de 15 cartuchos.

Mecanismo de percusión de doble acción.

Mecanismo de cierre Brownig – S&W que esta basado en el Brownig Peter

Un peso de 794 gr

Longitud total de 187 mm.

En este tipo de datos no nos extenderemos mas que en su enumeración para que se conozcan pero sin mayores explicaciones. El lo relativo a los sistemas de seguridad si que haremos mayor hincapié para que podamos conocer cuan segura es el arma que portamos y como lo vamos a valorar cada uno a la hora de elegir como llevaremos el arma cuando salgamos a la calle de servicio.

El primer seguro que estudiaremos es el SEGURO DE CARGADOR: es un sistema que actúa automática mente cuando el cargador no esta colocado en su alojamiento de nuestra arma; impide que esta efectué un disparo sin cargador, incluso si tenemos un cartucho en la recámara este no se disparara hasta que no coloquemos correctamente el cargador. El mecanismo es sencillo, cuando sacamos el cargador del arma se activa por presión un sistema que desactiva la conexión entre el disparador o gatillo y el martillo con lo cual al accionar el disparador este no tiene casi resistencia y no funciona. Este sistema de seguridad puede generarnos una interrupción cuando estemos efectuando disparos, ya que por error, por estrés podemos pulsar el botón de expulsión del cargador y este se desacopla aunque puede que no caiga al suelo sino que quede puesto, el seguro de cargador se activara e impedirá el disparo. También nos puede pasar que al realizar un cambio de cargador no lo introduzcamos bien y también se activara. Por eso hay que tener muy presente la situación en la que se encuentra nuestro cargador si sufrimos una interrupción en el disparo.

El segundo sistema de seguridad que veremos en nuestra 910 es el SEGURO DE CORREDERA: este sistema se activa también de forma automática cuando por cualquier motivo la corredera no esta perfectamente en su sitio y por tanto no ha cerrado bien la recámara de nuestro arma, si se produjera el disparo parte de los gases de la pólvora saldrían por la recámara quemando a tirador. El funcionamiento es sencillo, hay un saliente en la palanca del gatillo que tiene que encajar en un hueco que tiene la corredera en su parte interna, si no lo hace se desactiva la función de la palanca del gatillo quedando este anulado. Este seguro nos puede llevar también a otro tipo de interrupción en el tiro: la interrupción por acerrojamiento incompleto; en este caso podremos observar mirando nuestra arma que la corredera no esta en su sitio, y por delante se vera un poco la guía del muelle recuperador. Para solventar esta interrupción solamente tendremos que dar un golpe seco en la parte de atrás de la corredera haciendo que vaya hacia delante y cierre totalmente.

El tercer seguro a examinar es el SEGURO AUTOMÁTICO DE AGUJA : este dispositivo lo que hace es bloquear el movimiento de la aguja mediante una pieza que encaja e impide que la aguja vaya hacia delante. Este sistema se desactiva automáticamente al apretar el disparador, ya que la pieza que ancla la aguja se mueve y la deja libre para que avance.

Y por ultimo el único seguro manual que posee el arma es el SEGURO DE DESMONTADO: este mecanismo es utilizado habitualmente por las pistolas de doble acción para poder desamartillar el arma con seguridad una vez que hemos realizado algún disparo y el arma ha quedado amartillada y con bala en recámara o cuando hemos amartillado el arma de forma manual tirando del martillo hacia atrás. Particularmente el de este arma es un seguro de interposición de masas o sea lo que hace es interponer un elemento entre la aguja percutora y el martillo, de tal forma que el martillo aunque golpee nunca toca a la aguja y no se puede producir el disparo hasta que lo quitemos.

Este seguro se activa y desactiva mediante una palanca situada al lado izquierdo de la corredera. En este arma cabe la posibilidad de cambiarlo de lado, para personas zurdas.







Por ultimo vamos a tratar el tema del despiece básico de nuestro arma, solo haremos mención a un despiece sencillo que es el que efectuaríamos para realizar una adecuada limpieza, ya que para un desmontado completo son necesarios mas conocimientos de mecánica de armas, y es recomendable que lo efectue un armero, así evitaremos problemas mayores.



A la hora de desmontar nuestra 910 lo primero que haremos sera; RETIRAR EL CARGADOR mediante la presión en el botón que se encuentra en el lado izquierdo de la empuñadura, justo al lado del guardamontes del arma









Una vez pulsado el botón el cargador saldrá con un pequeño resorte que en condiciones normales lo expulsara totalmente.

Una vez que tengamos el arma sin cargador y antes de realizar cualquier otra manipulación comprobaremos que el arma esta totalmente descargada. Para ello tiraremos de la corredera hacia atrás y observaremos e incluso si no lo vemos bien, palparemos la zona de la recámara para asegurarnos de que no alberga ningún cartucho.
Una vez que estamos seguros de que nuestra arma esta totalmente descargada comenzaremos el desmontaje. Lo siguiente que haremos sera colocar la palanca de desmontado o aleta del seguro, en posición de fuego, ya que sino, no podremos llevar la corredera hacia delante y sera imposible el desmontado.Lo siguiente que haremos sera enfrentar la muesca que tiene la corredera en su parte izquierda, con el orificio en el que se aloja el eje de la palanca de retenida.
En esta posición, ya podremos sacar la palanca de retenida, haciendo presión en el lado opuesto hasta que salga de su alojamiento.
Cuando tengamos quitada la palanca de retenida, ya solamente tendremos que arrastrar la corredera para delante y saldrá de sus guías, quedando separada del armazón del arma. En este momento tendremos por un lado la corredera con el cañón y el muelle recuperador con su guía, y por otro tendremos el armazón.

En el armazón podremos observar una varilla que sobresale hacia delante justo al lado del martillo; es el expulsor. El expulsor se encarga de golpear a la vaina del cartucho ya percutido para que salga por la ventana de expulsión situada en la corredera. Hay que tener cuidado ya que es una parte muy delicada y cualquier golpe la podría dañar y ocasionar una avería del arma que daría lugar a una interrupción del disparo.

Este elemento junto con el extractor con su uña que están situado en la corredera, componen el sistema de extracción y expulsión de nuestra 910.
En cuanto a los elementos que encontraremos en la corredera son los siguientes.

En la parte interior esta alojado el cañón del arma, que en este caso es en acabado acero inoxidable por lo que es muy sencillo localizarle. Justo encima o debajo según tengamos colocada la corredera podremos observar un muelle bastante largo que discurre por una guía que en la 910 es de plástico negro.
Para seguir con el desarme, sujetaremos fuerte la corredera con una mano y el muelle con su guía con la otra mano y haciendo un poco de presión conseguiremos desencastrarlos. Una vez hecho esto solo nos quedara la corredera con el cañón; y si le movemos un poco hacia delante le podremos sacar de su alojamiento, quedando el cañón separado de la corredera.

Ahora observaremos las partes tanto del cañón como de la corredera para saber al menos de forma sencilla lo que tenemos entre manos.

En cuanto a la corredera podemos ver que que tiene una abertura que abarca tanto su parte superior como su parte izquierda con unos cuatro centímetros de longitud, esta abertura se denomina ventana de expulsión y es por donde salen las vainas una vez efectuado el disparo. También podemos observar en el lado derecho y junto a la ventana de expulsión una pieza alargada que se denomina extractor. Esta pieza se encarga de sujetar el cartucho mediante el engarce del culote en un saliente llamado uña extractora; cuando se introduce un cartucho nuevo en el arma este queda sujeto por la uña, y al producirse el disparo y desplazarse hacia atrás la corredera esta arrastra la vaina hasta que golpea con el expulsor y la lanza para fuera por la ventana.

En la parte trasera podemos observar un conjunto masivo donde se aloja la aguja percutora y su muelle recuperador, a la vista solamente tendremos un conjunto macizo que presente un orificio; por donde sale la aguja para percutir el cartucho. Y por ultimo en el lateral izquierdo esta la palanca de desamartillado, de la que ya hemos hablado anteriormente. Que actúa a su vez de seguro manual ya que al activarla interpone un elemento metálico entre la aguja y el martillo impidiendo que se lleguen a tocar.
En cuanto al cañón, podemos observar varias partes a simple vista: por un lado si nos fijamos en su parte interior o anima, podemos observar que no es completamente lisa sino que presenta una serie de líneas o hendiduras longitudinales que van desde la recámara hasta la boca de fuego. Estas marcas no son completamente rectas, sino que van haciendo un pequeño giro hacia la derecha. Este tipo de cañones se denominan de anima rallada a destrosum y la función que tiene es que el proyectil o bala al salir por el cañón adquiera un movimiento giratorio que lo hará mas estable en su trayectoria.

Otra cosa que nos llama la atención cuando miramos el cañón es que presenta una parte más maciza en la zona trasera: en la parte denominada recámara. La recámara es la parte más robusta de cualquier arma, ya que en ella se produce la deflagración de la pólvora del cartucho al ser percutido por la aguja. La parte externa de la recámara se denomina meseta de cierre y es la zona del cañón que está en contacto con la corredera. Otra de las partes del cañón que vamos a ver es la rampa de alimentación; está situada en la zona mas atrasada del cañón justo antes de la recámara. Atraves de la rampa de alimentación entraran los cartuchos nuevos que provienen del cargador y se introducen en la recámara del arma para un nuevo disparo. El mecanismo es el siguiente: cuando la corredera va hacia atrás ya sea por un disparo o por un movimiento manual, esta va emparejada al cañón hasta que en un punto ambos se separan al golpear el cañón con un saliente que lo empuja hacia abajo, momento en el que se alinea con el cargador introduciéndose un nuevo cartucho. Esto es simplificado el mecanismo de alimentación de nuestra S&W 910

Y por último la pieza que nos queda por ver es el muelle recuperador y su guía; la función que tiene es volver a colocar la corredera en su sitio después de un disparo o un movimiento manual hacia atrás.

Una vez que ya tenemos todos los elementos desmontados lo que haremos será aprovechar y pegarles un repaso de limpieza. Para ello vamos a utilizar siempre instrumentos adecuados así como productos de limpieza específicos para armas, con esto evitaremos problemas tanto de interrupciones por suciedad como por deterioro.

Lo primero que haremos será dar una pasada al cañón con una baqueta de 9mm de cerdas impregnada en líquido de limpieza, la dejaremos actuar y mientras con un trapo que no deje residuos limpiaremos la zona de la rampa de alimentación. Una vez limpio pasaremos la baqueta de algodón por el interior del cañon para retirar el producto anterior, y lo apartaremos. Daremos también un repaso a la corredera en la zona de los carriles laterales y la parte del bloque de cierre que está en contacto con los cartuchos que se ensucia bastante. Y para rematar daremos una pequeña pasada a la zona del armazón pero más ligera ya que esta se ensucia menos. Una vez limpiado todo procederemos al engrasado del arma. SOLAMENTE SE UTILIZARAN TRES GOTAS DE LUBRICANTE ESPECIAL PARA ARMAS. Una en cada carril de la corredera y otra en la zona de la meseta de cierre que es la parte del cañón que fricciona con la corredera, y ya está.
A la hora del montaje de nuestra S&W 910 haremos un proceso inverso al de desarmado:
Primero colocamos el cañón en la corredera, después introducimos la guía en el muelle dejando el pequeño tetón en la parte trasera y colocando este en su sitio: esta es una parte delicada porque si no tenemos cuidado el muelle saltara y nos tocara buscarle por la galería. Colocamos la guía con su muelle en la muesca que tiene el cañón haciendo un poco de presión. Después colocaremos la corredera en los carriles del armazón desde delante hasta atrás, teniendo en cuenta que al llegar al martillo hay que presionar: primero el expulsor y después de una en una las pestañas que tiene el armazón(dos).

Ya tenemos colocada la corredera en su sitio y solo tenemos que volver a enfrentar las muescas para poder colocar la palanca de retenida en su sitio. La presionamos fuerte y ya está montada. Hay que comprobar siempre que la pistola mecaniza correctamente, siempre apuntando a un lugar seguro para evitar accidentes, una vez hecho esto ya tenemos nuestra S&W 910 en condiciones de ser utilizada.
Como nota final a este tratado comentar que llevo 10 años de servicio en patrullas con este arma y por suerte solo ha disparado de manera muy satisfactoria en la galería. Aunque ya es un arma que se ha quedado obsoleta ya que las nuevas SIGMA Y MP de S&W han incorporado tecnología puntera tanto en diseño como en seguridad y manejo para mí es un arma que ha demostrado con creces su fiabilidad y efectividad.

Aunque ya va siendo hora de un cambio.

http://www.youtube.com/watch?v=Woou5BUo6jA

1 comentario:

  1. buenas como esta primero que todo felicitarlo por el blog esta muy bien hecho y segundo me gustaria preguntarle como se desarma el conjunto de la aguja percutora para su limpieza he buscado en youtube pero nadie lo muestra, muchas gracias me podria escribir por favor al correo higor342002@yahoo.es

    ResponderEliminar